Cibele: hacer videojuegos con el cuerpo

ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS SOBRE CIBELE

En su blog, Amanda Palmer (cantautora y escritora) explica que cuando hacemos arte ponemos nuestras experiencias en una licuadora, y cuánto más las licuamos menos se notan las experiencias que originaron nuestra obra. Cibele (2015) es un videojuego de Nina Freeman (game designer y poeta) sobre relaciones sexo-afectivas que se desarrollan por internet, que se caracteriza por haber puesto la licuadora al mínimo posible. En el juego somos Nina cuando tenía 19 años y jugaba un MMO con una estética cute parecida a la de Ragnarök Online (Gravity, 2002). El juego se divide en dos segmentos intercalados entre sí. Uno nos muestra videos en los que Nina actúa de sí misma y hace cosas en la vida real. La otra parte del juego es interactiva y  nos da acceso a la PC de Nina, con fotos, poemas y mensajes creados por la autora durante la etapa de su vida cubierta por el juego.

En Cibele, Nina expone su intimidad y se expone como persona. Si bien sus otros juegos también retratan viñetas de su vida personal y sus sentimientos, Cibele es como una performance digital, porque al igual que en las obras de performance tradicionales, Nina pone el cuerpo, su propio cuerpo, para relatar sus experiencias y transmitir un mensaje.

screenshot1

Marina Abramović nos dice que “La performance es una construcción mental y física que la performer realiza en un momento específico en un espacio frente a una audiencia y después sucede un diálogo de energía. La audiencia y la performer hacen la obra juntos. Y la diferencia entre la performance y el teatro es enorme. En el teatro, el cuchillo no es un cuchillo y sangre es sólo ketchup. En la performance, la sangre es el material, y la navaja o el cuchillo son las herramientas.”

Lo que las performances de Marina, Effy Beth y Mujer Basura tienen en común con Cibele es que las autoras se exponen frente al público y se enfrentan a las emociones y juicios de valor de su audiencia. Aunque no todas las obras sean igual de peligrosas para las artistas en su realización, todas requieren valentía de su parte.

En Cibele, Nina reescribe y revisa una parte de su historia personal, le da un cierre a esa historia y se la muestra a un público que puede reaccionar de formas inesperadas, que la puede juzgar o comprender. Es una historia sobre Nina, una chica, que conoce a Ichi, un chico, jugando un MMO, después de varios meses de juego declaran su amor el uno por el otro, se conocen, tienen relaciones y se separan.

cur_1

La estructura del juego intercala videos con secciones interactivas en la PC de Nina. En estas secciones podemos jugar al MMO y dentro del MMO siempre hablamos con Ichi y tratamos de derrotar a un boss. Podemos elegir si respondemos a los mensajes privados de nuestros otros compañeros de juego, podemos expresar nuestros sentimientos con tres emoji que representan tristeza, alegría y enojo, pero no podemos elegir lo que decimos en nuestras interacciones con Ichi. Para mí esto último fue un problema, porque Ichi decía muchas cosas que me molestaban y yo le respondía con emojis enojados.

Él siempre juzgaba a las mujeres por cuan “buenas” (hot) estaban, se la pasaba hablando del aspecto físico de Nina, de cómo ella jugaba bien, pero aunque jugase mal no la iba a bardear porque estaba buena, etc. Con el paso del tiempo y el progreso de la relación, Ichi empezó a decir que estaba enamorado de Nina, pero que no quería una relación. Esto preocupó a Nina y decidieron encontrarse en persona por primera vez. Cuando se encuentran cogen y después de coger Ichi le dice que se divirtió, pero que no está enamorado de ella.

screenshot2

El juego termina con Nina diciendo que está contenta de que Ichi haya sido su primer amor. Para mí esto fue un baldazo de agua fría, porque esperaba que el mensaje fuese sobre el doble estándar del geek solitario y sobre cómo cuando alguien te dice que no tiene interés en una relación es más saludable creer que nos están diciendo la verdad en lugar de pensar que están confundidos. Si bien estas cosas se puedan interpretar en una partida del juego, la intención de la autora fue compartir con nosotros una experiencia que para ella tiene un balance positivo.

Si la obra no tuviese tantos puntos en común con la perfomance, si Nina no hubiese expuesto su cuerpo, ni sus experiencias reales, sería mucho más simple ser crítica con la obra, porque es importante reconocer y analizar los mensajes de cualquier obra y evaluar su impacto en el imaginario colectivo. Pero siento que ser crítica con Cibele implica ser crítica con las experiencias personales de la autora y su interpretación de las mismas, es decir, ser crítica de la vida íntima de una persona y eso no me parece justo.

cibele3

Debido a esta intimidad de la obra, me parece importante honrar las intenciones de la autora y destacar que Nina puso el cuerpo para compartir con nosotros una historia en la que su personaje siempre preservó su autonomía y poder de decisión. Una historia que, a pesar de los errores que cometieron sus protagonistas, dejó un balance positivo en la vida de la autora.

Cibele estuvo en exposición en el Incubate Arcade de septiembre junto al Familiar de Yelomba, Dream Interaction de Laura Palavecino y Evita Sempai de quien les escribe.

Un comentario en “Cibele: hacer videojuegos con el cuerpo

  1. Hola! Muy bueno tu análisis del juego. Aclaro que no lo jugué, pero me interesaba ver que hay para decir sobre el mismo.
    En particular, concuerdo con vos (y me pareció genial que lo digas) en que criticar el juego (bien o mal) es criticar la intimidad de la autora, por como está hecho. Sin embargo, lo que es más cuestionable, es que tengas que revivir sus mismas decisiones (como cuando decís que las respuestas hacia Ichi estaban sesgadas), porque esto le resta mucho al gameplay. En última instancia, es una herramienta pseudointeractiva y artística para contar una anécdota más o menos larga. Lo cual está bueno, pero como juego hace agua.

    No me quedó claro si lo disfrutaste o no, o si tu nota debía incluir tu opinión personal o no. Pero lo que quiero destacar, es que últimamente veo muchos juegos indies cometiendo el mismo “error”…hacerte interactuar en eventos donde tenes que tomar una decisión y darte sólo una decisión (The banner Saga, a cada rato…Oxenfree con como recorres los mapas y tal vez, por lo que veo que decís, Cibele lo hace a través de la interacción entre el player e Ichi).

    Salud y Good Game!

Los comentarios están cerrados.